Desigualdades salariales entre hombre y mujer

Solo para novos clientes | Contenido Comercial | +18

Las desigualdades salariales entre hombre y mujer, no son más que la diferencia que existe dentro del salario de un género, diferenciado con el otro. Según las estadísticas, las mujeres poseen un porcentaje menor al sueldo masculino, y es un hecho que a través de los años ha buscado erradicar por completo, esperando obtener una igualdad laboral.

Hay muchas opiniones y teorías acerca de las desigualdades salariales entre hombre y mujer, buscando así la razón por la que las mujeres sufren discriminación laboral, no solo en sus sueldos, sino en sus condiciones de trabajo, ya que existen muchos hombres que no se sienten cómodos trabajando con una chica, y estas actitudes afectan a los puestos de mayor responsabilidad dentro de un complejo empresarial.

Es necesario destacar que las desigualdades salariales entre hombre y mujer pueden encontrarse ajustadas o no. Esta brecha, en muchos casos puede ser explicada por los puestos de trabajo a medio tiempo con menor frecuencia de solicitudes por hombres, por lo que son ocupados por mujeres, esto se considera que no ha sido determinado por los líderes de compañía, ya que son características que se entienden en torno al salario.

Asimismo, se encuentran aquellas desigualdades salariales entre hombre y mujer ajustada, y estas son consideradas discriminatorias, injustas y hasta inmorales. Estos no pueden ser ajustados por variables específicas, por lo que han sido realizados con opciones personales.

RESULTADOS ESTADÍSTICOS QUE MUESTRAN LAS DESIGUALDADES SALARIALES ENTRE HOMBRE Y MUJER

Un gran número de estudios e investigaciones, ha demostrado que las mujeres obtienen menores beneficios laborales que los hombres en una jornada laboral del mismo rango de tiempo, en un puesto de igual jerarquía y un nivel de exigencia idéntico, y esto se puede observar a través de evaluaciones salariales y administrativas. Según los resultados, se evidencia que una mujer cobra menos dinero por una hora de trabajo, sin importar el área.

Estas desigualdades salariales entre hombre y mujer son más valoradas por horas totales, y esto tiene otra explicación. Se dice que las mujeres optan por cargos que no tienen una paga adecuada, y llegan al punto de “techo de cristal”, que puede definirse como una limitación a los ascensos laborales, dadas sus condiciones sociales, es una barrera invisible autoimpuesta.

Este “techo de cristal” existe por cuestiones de sexismo y el género de los trabajadores. Expertos indican que a las mujeres les incomoda realizar competencias por posibilidades de promoción, por lo que no suelen llegar a altos cargos gerenciales o de poder a través de ese método, sino todo lo contrario, lo logran con méritos y habilidades observadas por sus superiores.

También se dice que las desigualdades salariales entre hombre y mujer existen dada la labor del sexo femenino de la maternidad. Esto se considera una barrera en el área laboral, ya que al contar con menor tiempo de desempeño, sucede un freno natural en su promoción ejecutiva.

Todo esto está intentando cambiarse por parte de diferentes organizaciones y movimientos. La finalidad de ellos es equilibrar las condiciones entre ambos géneros, ejecutando una discriminación positiva que impulse a los grupos minoritarios.